A las 13:55 Gutiérrez llegó a Palacio


Publicado el 16/Enero/2003 | 00:00

Carondelet. Ocho caballos al mando de los Granaderos de Tarqui abrieron paso al arribo del flamante Mandatario a la Casa Presidencial, junto a su esposa. Recibió el primer parte del nuevo jefe de la Casa Militar, coronel Mario Morales.

El helicóptero de las FF.AA., encargado de comandar desde las alturas el operativo de seguridad por las calles del Centro Histórico de Quito, quedó suspendido por varios segundos en el aire, justo sobre el monumento a Los Próceres de la Independencia.

Las 100 personas que involuntariamente hicieron un pequeño cordón en la calle García Moreno, al frente del Palacio de Carondelet, volvieron su vista hacia la nave y comentaron "ya llega el Presidente". No se equivocaron.

Desde la calle Olmedo, dos cuadras al norte de la Plaza Grande, comenzaron a escucharse las primeras sirenas oficiales, al tiempo que el cordón de curiosos se hacía más grueso.

El helicóptero recobró su movimiento y volvió a sobrevolar el Casco Colonial. El sincronizado paso de los ochos caballos al mando de los Granaderos de Tarqui, la Guardia Oficial de la Presidencia, engalanó el corso que acompañaba al recién posesionado Presidente a su ingreso en Carondelet.

Delante de la colorida escolta, cuatro motocicletas y un patrullero avanzaron por la estrecha vía, pidiendo a los transeúntes, a través de sus altoparlantes, despejarla. La prensa buscó la mejor ubicación para captar la llegada de Lucio Gutiérrez. Los aplausos comenzaron a sentirse cuando las banderas del Partido Sociedad Patriótica y Pachakutik flamearon detrás del auto gris que transportaba al nuevo Mandatario.

Gutiérrez, tal como lo indica el protocolo, viajaba en el asiento trasero, pero del lado derecho del vehículo, junto a la diputada y primera dama, Ximena Bohórquez. Los cristales del carro estaban semiabiertos para saludar a la gente.

Sin embargo, las personas que se ubicaron en el lado izquierdo de la calle, saludaron con más libertad al Presidente que lucía una radiante sonrisa.

A las 13:55 caminó por primera vez sobre la alfombra roja que decoraba el frío pretil. Antes de recibir el primer parte del nuevo jefe de la Casa Militar, coronel Mario Morales, se acercó hacia una de las barandas para saludar a al pueblo. A su esposa Ximena parecía no importarle que su cabello luzca algo despeinado, ya que saludaba con total apertura, sin separarse ni un solo instante de su marido.

Luego de escuchar el Himno Nacional, Gutiérrez hizo la entrada triunfal. En lugar del traje verde que llevaba la noche del 21 de enero del 2000, cuando ocupó el Palacio para derrocar a Jamil Mahuad, esta vez portó la banda tricolor y el collar de la Gran Cruz.

Tras inclinarse reverente frente al Estandarte Patrio, ubicado en el primer descanso de las gradas principales, el flamante Jefe de Estado entró a su despacho. En la sala de espera, contigua a esta oficina, los nervios del personal administrativo eran evidentes: en la mañana despidieron al ex mandatario Gustavo Noboa y en la tarde saludaron al nuevo.

La seguridad permitió el ingreso de algunos periodistas que se confundieron con la delegación chilena que acompañaba al presidente Ricardo Lagos. Sin que conste en la agenda oficial, el Mandatario de Chile hizo su ingreso, saludando con mucha discreción.

La tensión rompió el protocolo. Como si estuviera atrasada, la canciller Nina Pacari entró después a la sala, acompañada de una elegante funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores. La dirigente indígena se quedó de pie, hasta que Catty de Cueva, una de las secretarias del despacho, la hizo pasar a la oficina del Presidente. De inmediato, y como es ya tradicional, el nuevo Jefe de Estado salió a la terraza del despacho junto con Lagos, su esposa y Pacari para saludar a la Plaza Grande y dejar que la prensa lo retrate.

Gutiérrez retornó a la elegante sala de visitantes para dialogar con Lagos, antes de firmar sus primeros decretos. Mientras la prensa y demás funcionarios desalojaban la habitación, el Mandatario mostró a su homólogo, el agujero de bala que guarda la pequeña estatua de Antonio José de Sucre, producto de una insurrección militar, y que anecdóticamente decora el fino salón.

El gabinete sesiona

Cinco decretos . En el abarrotado Salón Amarillo, donde están los 41 retratos de los ex presidentes constitucionales, Lucio Gutiérrez firmó cinco decretos iniciales. El primero, mediante el cual asume el Gobierno Nacional. Otros fueron para posesionar a Patricio Acosta, secretario de la Administración, oficializar a sus 15 ministros y nombrar al Alto Mando Militar.

Reunión de gabinete . El Primer Mandatario convocó a sus ministros a Carondelet, hoy a las 14:00, para tener una primera rueda de prensa y tomar las primeras decisiones. Uno de los temas a analizar será la crisis fiscal.

Sí, prometo no defraudar al país´

Tras los actos protocolarios, el presidente Lucio Gutiérrez asistió a una reunión masiva de su partido, Sociedad Patriótica, en el estadio Atahualpa.

Lleno hasta la bandera estuvo el Estadio Olímpico Atahualpa. Allí, en la tarde de ayer, el Presidente Lucio Gutiérrez recibió el emocionado saludo de sus simpatizantes, en un acto que combinó el espectáculo con el civismo.

Estadio lleno. ¿Aucas vs. Nacional...? Ese era el comentario burlón que corría en las puertas de acceso al Estadio Olímpico Atahualpa.

Pero un grito en los 40 parlantes de la cancha despejó la duda: "el 15 de enero es el día de la democracia, es la fecha cívica, histórica, patriótica, heroica...".

Desde las 14:00, una tarde primaveral acogió a estudiantes, artistas y militantes de Sociedad Patriótica (3), Pachakutik (18) y el Movimiento Popular Democrático (15) en la verbena por la posesión de Lucio Gutiérrez como presidente.

Una pizarra humana azul y blanca, formada por las alumnas del colegio 24 de Mayo, dio la bienvenida a los convocados desde la tribuna oriental.

En las afueras, 20 buses procedentes de la sierra centro indicaban la presencia de comunidades indígenas y partidarios de la lista 18. Ellos se ubicaron en la general sur.

El palco fue para la lista 3. Varios miembros del partido se encargaron de ubicar a sus coidearios, repartieron banderines y cerveza. Todos lucían terno, el color gris dominaba en los casimires; las camisas: amarillas, terracotas y verde limón.

Una escuadra de niñas del colegio Militar Eloy Alfaro prendió la fiesta con un número de acrobacias. Luego, once perros de la policía entretuvieron a los asistentes.

Los animadores, Vicente y Joaquín, no se cansaban de recordar "la bravura de los quitu-caras, el valor de Espejo, Montalvo, Alfaro y, por supuesto, a nuestro coronel Napoleón Villa, estratega del triunfo del presidente Gutiérrez. Porque hoy, 15 de enero, es el día de la democracia, fecha histórica, patriótica...".

En la franja oriental, timbales y tubas anunciaban la presencia de un millar de músicos de las orquestas sinfónicas del país y de los coros de Pichincha, que ejecutaron, pasadas las 17:00, la "Marcha de la
Esperanza", de Claudio Jácome. La tarde continuó con folcor. "Claro, Vicente, porque en nuestras venas corre sangre quitu-cara, valdivia, machalilla y porque en nuestra pena hay sangre...".

Entonces, saltó a la cancha el ballet Jacchigua y bailó un mismo aire de carnaval durante tres ocasiones.

Pregoneros y payasitos hacían piruetas en el suelo, mientras una avioneta sobrevolaba el cielo añil de Bellavista.

Las apologías a los ancestros siguieron en los parlantes, "y no podemos dejar de saludar a Napoleón Villa, estratega del triunfo de Lucio Gutiérrez" insistía un animador.

Tras ello, la otra voz presentó "a las caderas que se mueven al ritmo de la marimba". Se alistaba un grupo esmeraldeño pero, súbitamente, aterrizaron seis paracaidistas. En cada aterrizaje, las chicas del 24 y del Bolívar morían en alaridos.

La emoción creció cuando llegó el diputado Renán Borbúa. "Ya llegó nuestro diputado y ya mismo llega nuestro presidente". Los cien efectivos de Fuerzas Especiales se pusieron en alerta y los 40 policías de la calle de honor del palco acicalaron sus trajes.

"Fecha histórica, cívica, patriótica..." proclamaba Vicente. "Ya llegó, ya llegó el hijo adorado de Napo". 17:10. Un Lucio Gutiérrez aclamado por más de 35 000 almas daba su vuelta triunfal. Las sinfónicas iniciaron su marcha, muy parecida a la banda sonora de "La Guerra de las Galaxias". La pizarra humana del 24 de Mayo proclamaba: "Unidad nacional, nuevo país". Una voz infantil, ilusionada, resumió el espíritu de la tarde en el acto culminante: "Señor presidente, ¿jura no defraudar a su país?". Gutiérrez respondió: "Sí, prometo".

Datos

Para que el cuerpo aguante . La cerveza circulaba generosa entre las barras de Sociedad Patriótica. El banquete se completaba con empanadas de morocho, sándwiches de pernil y papas fritas.

Los estudiantes de la U., en la fiesta . A las 16:00 ya no había ni un metro libre en las gradas del estadio; pero, a fuerza de codos, una delegación de la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador, Feue,
se acomodó a las espaldas de la gente de la tribuna oeste.

Una visita caída del cielo . Todos quisieron rodear al nuevo líder. Incluso Miss Ecuador se asomó por el Estadio Atahualpa. Llegó hasta el coso de Bellavista, ni más ni menos que en paracaídas.

Los nombres de la Patria . La Chicas del Manuela Cañizares izaron pancartas representando a todas provincias del país. El gesto fue voceado como un signo de unidad.

Los pasacalles . En distintos puntos de los graderíos se instalaron bandas de pueblo (nombrados con simpatía como "trompudos" por el público asistente), que encendían el ánimo al sonar de tradicionales pasacalles. Las delegaciones más numerosas . Células de prácticamente todas las provincias del país se hicieron presentes en el respaldo al nuevo presidente. Las más numerosas fueron las de Esmeraldas, Guayas, Los Ríos, Pichincha, Cotopaxi, Tungurahua, Napo y Sucumbíos.

Cada una llevaba banderas y pancartas que la identificaba y otras señales de respaldo y celebración triunfal.

Los granaderos, junto al Presidente . Un grupo del batallón de Granaderos de Tarqui acompañó todo el tiempo al Presidente, escoltándolo y haciendo una calle de honor.

Mañana hay clases . A las 18:00, casi todos los grupos estudiantiles, tanto los que estaban en las gradas, como los que habían participado en el programa, empezaron a retirarse. La excepción fueron las chicas de la pizarra humana del 24 de Mayo.

Palabras y otra vuelta . Tras su promesa, Gutiérrez elevó un discurso que recordó a la recién concluida campaña electoral. Lo cerró con un sonoro ¡Viva la Patria!, seguido de una vuelta más a la cancha del estadio. Su llegada al palco de autoridades fue todo un trámite, pues los simpatizantes querían a toda costa acercarse al mandatario en forma personal.

De la mano de su esposa . Ximena Bohórquez, primera dama y diputada, acompañó todo el tiempo a Gutiérrez. El Presidente prácticamente no soltó la mano de su esposa durante la ceremonia. La comitiva oficial se retiró a las 18:50.

Los artistas, con poco público . En el programa artístico estuvieron Segundo Rosero, Gerardo Morán, Batahola y el Indio Manuel, entre otros. Un grupo de 500 personas se quedó hasta el inicio de las presentaciones, a las 19:10.

Putin felicita a Lucio Gutiérrez

Moscú.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, envió un mensaje de felicitación a su colega de Ecuador, Lucio Gutiérrez, quien asumió el miércoles la presidencia de ese país andino, informó hoy el Kremlin.

"Produce satisfacción el desarrollo dinámico de las relaciones ruso-ecuatorianas en todos los campos", dijo en su misiva Putin, quien subrayó "el activo diálogo político" entre ambos países.

Putin destacó que en los últimos años el intercambio comercial entre ambos Estados ha crecido de forma constante y que los sectores financieros, empresariales y comerciales han encontrado nuevas formas de cooperación bilateral.

En su mensaje, el líder ruso confirmó la firme intención de su país de "seguir abriendo el rico potencial de las relaciones ruso-ecuatorianas en aras del bienestar de nuestros pueblos y la estabilidad internacional y regional".

Un día agitado para el nuevo mandatario

El presidente de Ecuador, Lucio Gutiérrez, dialogó, durante su primer día de labores, con sus similares de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; Cuba, Fidel Castro; y Perú, Alejandro Toledo, tres de los siete mandatarios que llegaran a Quito para asistir a su investidura la víspera.

Una fuente del Palacio de Carondelet, sede del gobierno nacional en Quito, indicó que Gutiérrez y sus homólogos conversaron sobre temas bilaterales y multilaterales, así como sobre aspectos comerciales con miras a fortalecer sus relaciones.

Agregó que Gutiérrez y Lula da Silva mantuvieron una "amena y cordial" reunión a puerta cerrada durante unos 90 minutos, durante la cual desayunaron juntos y conversaron a puerta cerrada.

La fuente consultada indicó que el mandatario brasileño pidió al ecuatoriano que trabajaran en conjunto para lograr una mayor integración binacional y un incremento de la cooperación para impulsar programas sociales.

Asimismo, Lula da Silva ofreció ayuda a Ecuador en las áreas de la salud y la educación.

Gutiérrez también se entrevistó, en reserva, con Castro en Carondelet. Hablaron durante 30 minutos sin que trascendiera ningún detalle.

El jefe de Estado ecuatoriano también recibió a Toledo en su despacho, en el que dialogaron durante dos horas y suscribieron una declaración conjunta.

Reafirmaron su convicción democrática, la decisión de profundizar y dinamizar la integración y la cooperación binacional y estimaron fundamental acelerar el proceso de integración de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y su convergencia con el Mercosur.

Lula da Silva, Castro y Toledo asistieron la víspera a la investidura de Gutiérrez en el Congreso Nacional, junto a los jefes de Estado de Bolivia, Gonzalo Sánchez de Lozada; de Colombia, Álvaro Uribe; de Chile, Ricardo Lagos; y de Venezuela, Hugo Chávez. (AFP)

Ciudad Quito



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.