18 Horas Llovio En Guayaquil


Publicado el 25/Noviembre/1997 | 00:00

Quito. 25 nov 97. La provincia está en alerta naranja. El
gobernador, Rafael Guerrero Valenzuela, la declaró ante la
severidad del invierno, la que según dijo puede durar un día o
una semana.

La decisión fue motivada por la intensa lluvia que desde las
17h00 del domingo cayó en Guayaquil y los cantones vecinos
hasta las 11 de la mañana de ayer.

No hubo una zona crítica. Toda La ciudad se inundó por
completo. Hasta el cierre de esta edición se informó de la
muerte de tres personas en la provincia. Una cuarta, una niña
de tres años, en Guayaquil, sector Las Orquídeas, pero todavía
sin confirmar.

Las muertes se produjeron en Milagro. Basilio Villanueva y
Juan Alberto Falconí, de 16 y 19 años, fueron llevados por una
correntada. Una tercera persona, que no fue identificada,
también fue arrastrada. El río Milagro se desbordó por
completo e inundó la ciudad del mismo nombre.

En Guayaquil el agua llegó hasta más de un metro en los
sectores de Bastión Popular Bloque 5, El Pajonal (sector
dentro del bloque 10 de Bastión), Bloque 7 de Bastión, El
Trébol (todos en el sur), la vía a Daule, Urdesa, Kennedy
Norte, Alborada, Sauces...

La primera medida que se adoptó fue la suspensión de clases
por 48 horas en Guayaquil, y la evacuación de 622 personas,
según la Defensa Civil. En total son 69 familias, 45 en
Bastión Popular, 14 en Las Orquídeas y 10 en la Isla
Trinitaria.

En el kilómetro 8.5 de la vía a Daule, una casa se cayó en los
alrededores del cementerio Jardines de la Esperanza, no se
reportaron heridos.

Hacia las 12h30, un equipo de rescate del Cuerpo de Bomberos
de Guayaquil encontró una entrada hasta el bloque cinco en
Bastión Popular para evacuar a más de 14 familias.

Hasta las 14h00 una docena de hombres y mujeres utilizaron un
bote de rescate para sacar 25 niños y 15 adultos de sus
viviendas cubiertas por casi un metro de agua.

El Bloque cinco, ubicado en el corazón de Bastión Popular, se
comenzó a inundar desde las 05h00. A las 07h00 cuatro familias
abandonaron sus casas porque la correntada originada por una
zanja arrastró a una y dejó débiles las bases de las otras.La
Escuela del Ejército Ecuatoriano sirve de albergue desde ayer.

El sector El Pajonal en Bloque 10 volvió a inundarse. 45
familias (200 personas) abandonaron sus casas para refugiarse
en Clemencia Pita.

El el Cuerpo de Bomberos trabajaba en la evacuación de otras
familias en los bloques siete y seis.

En la ciudadela Las Orquídeas cuatro familias fueron evacuadas
por voluntarias del Cuerpo de Bomberos pero permanecían en la
calles porque el Sacerdote de la Iglesia Jesús del Gran Pastor
se negó a abrir las puertas a los afectados

En la vía a Daule el agua alcanzó uno y un metro y medio en el
kilómetro 12, hasta el ingreso a la fábrica Ecuasal. En el
kilómetro 7 más que la inundación lo que afectó a los
conductores fue la presencia de antisociales que asaltaban las
camionetas y vehículos interprovinciales que ingresan por vía
hasta la terminal terrestre.

El desborde del río Churute se produjo en la tarde del domingo
y provocó la inundación de vastas zonas agrícolas en
Naranjito, Naranjal y Milagro. El Gobernador aseguró que 170
hectáreas quedaron bajo el agua con el rompimiento de un muro
de contención y acusó a cuatro personas de impedir la
ejecución de obras de prevención por parte de Cedege.

Antonio Cabrera, Augusto Mayorga, Vitoria y Julio Soriano,
fueron nombrados por Guerrero, como los opositores a la
construcción obras de drenaje en este sector de la cuenca baja
del Guayas.

En El Triunfo, el puente ubicado a 400 metros del pueblo fue
cubierto por completo por las aguas la tarde del domingo.
Existe el riesgo de que se caiga.

En Naranjito, recinto Primavera, se evacuó a 10 familias. En
Juan Bautista Aguirre, 3 familias. En Yaguachi, se movilizó a
4 familias a la escuela Humberto Torres. En Durán, en el
recinto Boca del Cerro, se rompió el muro e inundó zonas
agrícolas. Según un reporte de Defensa Civil del Guayas, en
toda la provincia se habrían movilizado a cerca de 200
familias.

Según la Escuela Politécnica del Litoral (Espol), esta última
lluvia fue la peor en los últimos 30 años. A las 10h00, los
155 milímetros promedio de agua acumulada en los cinco
pluviómetros distribuidos en la ciudad, superaban el récord
del 25 de marzo pasado, día en el que en seis horas cayeron
134 milímetros. La lluvia que se inició a las 17h15 del
domingo llegó a los 178.3 milímetros hasta las 13h00 del
lunes, según el Instituto Nacional de Meteorología e
Hidrografía (Inamhi), lo que supera en 44 milímetros más la
lluvia del 25 de marzo, que provocó daños y muertes.

EL Niño ya es muy fuerte

Santiago de Chile, Washington, Ansa

El último informe de la Comisión Permanente del Pacífico Sur
calificó como "fuerte" a El Niño que afecta a la región y
anticipó que se extenderá hasta marzo de 1998.

"El evento de El Niño continúa en pleno desarrollo, catalogado
hasta la fecha como fuerte, con alteraciones en el clima de la
región occidental de Sudamérica, de intensidad entre fuerte y
muy fuerte, y se anticipa que el evento y sus impactos se
extiendan hasta marzo de 1998", dijo el informe.

Los índices oceánicos observados hasta octubre indican que las
anomalías asociadas con el evento El Niño continúan con
valores similares a los observados en septiembre", sostiene el
Boletín de Alerta Climático, fechado en octubre. "El índice de
la Oscilación del Sur (IOS) continúa por debajo de su valor
promedio, comparable a lo observado en los últimos seis meses.
Las anomalías negativas de los vientos alisios son mayores a
las vistas en 1982-1983 en todo el Pacífico", añade.

Adicionalmente ya surgen las voces de alerta sobre una posible
ola de enfermedades que puede desatar El Niño, sobre las
Américas. Los gobiernos deben acelerar los planes de
prevención, advirtieron expertos de salud.

Las sequías e inundaciones van a tener un impacto severo sobre
la provisión de alimentos, tanto por una menor producción como
por daños a las rutas usadas para transportarlos", observó
Horst Otterstetter, jefe de la división ambiental de la OPS.

En términos de enfermedades, las inundaciones pueden aumentar
la leptospirosis, el dengue, la fiebre amarilla, la malaria y
el hantavirus.

El cantón Chone está en alerta naranja desde ayer

Las 18 horas de lluvias provocaron las inundaciones más
fuertes de los últimos 24 años en el cantón Chone. El río del
mismo nombre, alimentado por el Garrapata, Mosquito y Grande
dejó de un día para otro a 15.000 damnificados y 20.000
hectáreas de cultivos bajo el agua.

30.000 aves de 120 planteles avícolas perecieron y más de
150.000 reses ya no tienen dónde comer.

La sirena del Cuerpo de Bomberos que pone la señal de alerta
cuando el río está por ingresar a la ciudad fue activada a las
21h00, cinco minutos después todo estaba cubierto de agua,
tierra y lodo.

Como medida de prevención, la Empresa Eléctrica de Manabí
suspendió la energía para precautelar la integridad de más de
300 voluntarios que sin medir las consecuencias arriesgaban
sus vidas caminando por las anegadas calles donde el agua
llegó hasta un metro y 50 centímetros en el centro de la
ciudad y hasta dos metros en las zonas bajas y 10 barrios
periféricos, ubicados en las márgenes del río Chone, para
salvar a niños, mujeres y ancianos dijo el Jefe del Cuerpo de
Bomberos, Manuel Salcedo.

2.000 familias de 50 recintos que circundan a la ciudad se
evacuaron solas, con la ayuda de balsas improvisadas con los
espaldares de las camas y en pangas que habían sido
construidas como si lo presintieran, dijo Zulema Zambrano,
habitante del barrio Los Almendros.

Los nueve albergues, situados la mayoría en el centro de la
ciudad, están repletos de damnificados. Pero en las escuelas
Eugenio Espejo y Enrique Delgado Copiano solo se ocupan las
segundas plantas, pues en los primeros pisos, el agua
sobrepasa el metro de altura. Allí escasean las raciones
alimenticias para los evacuados.

En el sitio el Bejuco que comunica al cantón con la vía a
Quito el agua cubrió la carretera en un tramo de ocho
kilómetros. Los cimientos de los puentes sobre el río Bejuco y
el Puente Nuevo, que comunica a Chone con Portoviejo, están
por ceder por la fuerte correntada. La Policía suspendió el
paso vehicular tanto para el norte como para el sur.

Salcedo y los representantes de la Defensa Civil, medios de
comunicación, Cruz Roja y demás organizaciones de socorro se
reunieron en el Edificio del Cuerpo de Bomberos. Solicitaron
la ayuda de la Cooperativa de Canoeros que labora en la zona
de la presa Daule-Peripa para realizar labores de rescate en
zonas rurales, donde el agua llega hasta los tres metros de
altura.

La situación se vuelve más crítica cuando el agua de los ríos
se mezcla con la de las cisternas. El abastecimiento de agua
potable está suspendido. Las 30 camas del hospital general
están bajo el agua, ocho pacientes fueron evacuados al segundo
piso.

Se estima que en el cantón Chone 20.000 viviendas están
afectadas, allí se coordina con el MOP para enviar maquinaria,
personal y vehículos del ejército. En el resto de Manabí, el
drama es parecido. En el cantón Bolívar se reportaron 40
evacuados. En la parroquia Estancia del cantón Tosagua, dos
familias se quedaron si casa.

En el cantón Portoviejo, las zonas bajas están inundadas, al
igual que en Rocafuerte inundada en tres partes 10 familias
evacuadas, lo mismo en los cantones Junín y Santa Ana.

Pedernales, según la Defensa Civil, está totalmente
incomunicado. Las carreteras están interrumpidas por los
deslaves. En Calderón se desbordó el río Chico y la quebrada
Maconta. Redacción Manta. (Texto tomado de El Comercio)

style="display:block" data-ad-client="ca-pub-3347479071452639" data-ad-slot="4860276686" data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">



Actualizado por

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.