15 figuras políticas amasan fortunas de $145 757 millones


Publicado el 14/Octubre/2012 | 00:00

Con el 8% de ese monto se podría financiar la reconstrucción de haití

Bashar al Assad, presidente de Siria, país sumido en guerra civil, lidera la lista de gobernantes millonarios

Mientras el último informe de la oficina de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), divulgado esta semana, cifró en más de 800 millones a las personas que sufren hambre en el mundo, aumenta el número de dictadores, presidentes, monarcas, políticos y otras figuras que han amasado exorbitantes riquezas.

Esta nota presenta las 15 fortunas que dominan el actual mapa político mundial, las que juntas suman $145 757 millones.

Para tener una idea de lo que se podría hacer con esa montaña de dinero, solo con el 8% de esa suma se podría reconstruir Haití, país asolado por el terremoto de marzo de 2010.

La cifra también equivale a 5,6 presupuestos del Estado ecuatoriano, aprobado para este año en $26 000 millones.

El más adinerado es el presidente de Siria, Bashar al Assad, con $45 000 millones de patrimonio, según la revista Forbes.

Paradójicamente su país está 19 meses en guerra civil, hay cerca de 30 mil muertos y habrá 700 mil desplazados hasta fines de año, según la ONU.

El sitio www.caracol.com señala que la excentricidad y frivolidad de Al Assad y su familia llegan al extremo de seguir consumiendo bienes de lujo en medio de la tragedia que vive su pueblo.

En marzo, salieron a la luz correos electrónicos en los que, según el diario británico Mail on Sunday, Asma al Assad, esposa del presidente, habría gastado en muebles de lujo en Londres $400 mil para su residencia de verano cerca de Damasco, capital siria convertida en campo de batalla.

El segundo lugar del ranking lo ocupa Hassanal Bolkiah, sultán de Brunéi (Malasia), dueño de una colección de 5 000 autos de lujo, la más grande del mundo, además de una fortuna de por lo menos $40 000 millones.

Su mansión tiene 200 mil m2, bóvedas de oro, 1 888 habitaciones, 290 baños y un salón de banquetes para 5 000 personas.

Le sigue el tailandés Bhumibol Adulyadej, con $35 000 millones, palacios, yates y aviones bañados en oro, gracias a los ingresos petroleros.

Alwaleed Bin Talal al Saud, príncipe de Arabia Saudita, con $18 000 millones es, según Forbes, inversor de las firmas más grandes del mundo como Apple, Citicorp o Murdoch.

El príncipe Hans Adam de Liechtenstein tiene una fortuna de

$5 000 millones. Le sigue Ali Abdulah Saleh, presidente de Yemen, quien estuvo más de 30 años en el poder y amasó una fortuna de $650 millones.

Igual riqueza tiene la Reina Isabel II de Inglaterra, considerada una de las mujeres más poderosas del planeta. El presupuesto anual de la Casa Real es de $11 millones y los monarcas no pagan luz, gas, transporte, pues todo es cubierto por el Estado.

La prensa señala a la monarquía inglesa como la más despilfarradora. Según datos oficiales, los Windsor gastan alrededor de $65 millones cada año, que salen de los bolsillos de sus súbditos.

Esos políticos millonarios se caracterizan por hacer grandes inversiones en negocios rentables y en adquisiciones que lindan con lo excéntrico.

Por ejemplo, el príncipe Al Saud compró en 2011 parte de la red social Twitter en $300 millones, un avión con incrustaciones de oro en $264 millones y planifica construir un edificio de 1 000 metros, el más alto del mundo a un costo de $1 230 millones.

El monto analizado no incluye la fortuna del fallecido excéntrico dictador libio Muamar Gadafi, que sumaba $140 000 millones que él y su familia manejaban a su antojo. El dinero estaba en bancos occidentales, especialmente en Suiza.

Hay información de que Gadafi tenía acciones en empresas italianas como ENI, la FIAT y el banco Unicredit.

Tampoco consta la de Hosni Mubarak, exdictador de Egipto, que fue derrocado y condenado a cadena perpetua, cuya riqueza estaría a la par del empresario mexicano Carlos Slim, el empresario más rico del mundo, con $70 000 millones, según el diario inglés The Guardian.

Según el sitio Latam.com, "la mayor parte de tiranos derrocados o en peligro de serlo han amasado sus fortunas desde la corrupción y los sobornos".

Menciona el caso de la familia del depuesto presidente de Túnez, Ben Alí, que controlaba el 40% de la economía de su país.

Un cable de Wikileaks dijo que era "una mafia manipuladora que favorecía un clima de auténtico terror" y que la corrupción era tal que ese Régimen fue bautizado como "la era de los ladrones".

Pese a acusaciones contra varios de los personajes mencionados, sus bienes siguen intactos.

En Estados Unidos, el presidente Barack Obama, informó que, con su esposa Michelle, tienen entre $ 2,6 y $8,3 millones, debido a que  los formularios financieros exigen a los funcionarios públicos nombrar sus activos por rangos.

El portal Business Insider señala que buena parte del capital del jefe de Estado lo obtuvo gracias a la venta de tres libros que escribió y de las inversiones con ese dinero. Entre ellas, $1 millón en bonos del Tesoro, antes de ser electo. Según Yahoonoticias, Obama tiene una casa en Chicago valorada en $1 millón.

Esa cifra palidece frente a la fortuna de Mitt Romney, con el que se disputa la Presidencia, cuya fortuna oscila entre $190 millones y $250 millones.

François Hollande, presidente de Francia, ha sido muy criticado por tener un patrimonio calculado en $1,5 millones. La cifra incluye su casa que está avaluada en $1 millón. (MEVO)

En América Latina, los números son más modestos

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, con un patrimonio de $35 millones no podía faltar en la lista de los gobernantes más ricos.

El año pasado, el diario The New York Times publicó que ella gastó $110 000 en zapatos, cuando viajó para la Asamblea de la ONU. Según el periódico, pagó $5 500 por cada uno de los 20 pares que compró esa ocasión.

La prensa argentina dice que la jefa de Estado tiene un par de zapatos para cada día del año.

Según el sitio latam.msn.com, el mandatario chileno Sebastián Piñera ocupa el puesto 521 del ranking de Forbes, con una fortuna de $2 400 millones. Aunque precisa que, antes de asumir el poder en 2010, vendió el 43% de acciones de la aerolínea LAN, el canal Chilevisión y el club de fútbol Colo-Colo, entre otros negocios, luego de lo cual declaró un patrimonio personal de $10 millones.

Los presidentes Dilma Russeff, de Brasil, y Rafael Correa, de Ecuador, también son tomados en cuenta por la revista especializada en investigar las fortunas en el mundo, aunque ellos aparecen con patrimonios más modestos.

Russeff y Correa declararon cada uno un patrimonio de $630 mil el año pasado. Y el mandatario boliviano Evo Morales es poseedor de una riqueza de $214 mil.

En contraste, José Mujica, presidente de Uruguay, es el más humilde de la región. Este año declaró un patrimonio de $215 mil. Entre sus propiedades consignó en su declaración su viejo Volkswagen modelo 87, avaluado en $1 900.

Según varias notas de prensa, José Mujica sigue viviendo en su chacra con pisos de cemento y cada mes dona el 90 % de su sueldo de $11 700 para financiar obras de ayuda social en su país.

Varias riquezas top secret

Sobre la fortuna de los presidentes Fidel Castro, de Cuba; Daniel Ortega, de Nicaragua; Hugo Chávez, de Venezuela; y Juan Manuel Santos, de Colombia, no hay cifras.

Son los secretos de Estado mejor guardados. Sobre Santos no hay información pese a que es miembro de una de las familias más influyentes y adineradas de su país y copropietaria del conglomerado de medios El Tiempo.

Según la revista Forbes, otro mandatario con una cuantiosa fortuna es el panameño Ricardo Martinelli.

Él es dueño de Súper 99, una de las cadenas de supermercados más grandes del país, pero las cifras de su fortuna no son públicas.

$400 mil Gastó en muebles de lujo la esposa del presidente de Siria, país destruido por la guerra.

Sebastián Piñera declaró en 2011 un patrimonio personal de $10 millones. Antes tenía $ 2 400 millones.

7 000 Propiedades tienen la Reina Isabel II, una de las mujeres más poderosas del mundo.

La monarquía que más despilfarra es la inglesa. Mantener a los Windsor cuesta $65 millones al año.

$100 mil en zapatos gastó un día Cristina Fernández. Se dice que tiene un par para cada día del año.

El presidente de EEUU, Barack Obama, tiene un patrimonio de $8,3 millones. Su casa está avaluada en $1 millón.

Si Mitt Romney llegara a la Presidencia de EEUU sería uno de los más adinerados con al menos $190 millones.

 



Actualizado por

1

jesalazar - en EXPLORED - Noticias de Ecuador.

Búsqueda personalizada
  • 2014 - 2013 - 2012
  • 2011 - 2010 - 2009 - 2008 - 2007
  • 2006 - 2005 -2004 - 2003 - 2002
  • 2001 - 2000 - 1999 - 1998 - 1997
  • 1996 - 1995 - 1994 1993 - 1992 - 1991 - 1990